29 oct. 2010

“Ética demostrada según el orden geométrico”, -Baruch de Spinoza (1632-1677)




Spinoza concibe a Dios como la sustancia única que existe en sí y es concebida por sí; esto es, que para existir no tiene necesidad de ninguna otra realidad y para ser concebida no necesita de ningún otro concepto. Tal sustancia es causa de sí misma en el sentido de que su esencia implica su existencia y de que no puede ser concebida más que como existente.
Natura naturans es la sustancia ya que, como orden necesario, comprende a la vez lo necesitante y lo necesitado, el atributo y los modos, lo uno y lo múltiple. Dios es al mismo tiempo, natura naturans y natura naturata. Dios es causa de sí mismo expresada en la totalidad infinita de sus efectos; todo lo que existe es, pues, una manifestación de Dios.
“Hay en Dios necesariamente la idea, tanto de su esencia, como de todo lo que se sigue necesariamente de la idea”
Para Spinoza Dios es una esencia necesariamente existente, infinita, eterna, su doctrina sobre el hombre incluye una teoría del conocimiento según la cual todas las ideas, en tanto que referidas a Dios, son ideas verdaderas.
En el sistema spinoziano la única Realidad: la causa de sí misma, es aquella cuya esencia envuelve su existencia, es decir, aquello que no puede concebirse si no es existiendo. Esta Realidad es Substancia, y — la Substancia como Substancia infinita es la Realidad. Spinoza llama a esta Realidad Dios y Naturaleza o, más exactamente, "Dios o Naturaleza", Deus sive Natura.

2 comentarios:

Liliana dijo...

Hola, Isabel
me parece interesante esta idea de que la realidad es sustancia. Me pregunto, desde esta perspectiva, ¿cuál es el sentido que le da Spinoza a la palabra "realidad"? nos seguimos leyendo

sophia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.