29 oct. 2010

David Hume " Investigación Sobre El Entendimiento Humano" - Lucía Delgado Georgina Ferrara- Historia de la Filosofía Moderna

Hume se propone en esta investigación clarificar ciertos temas cuya incertidumbre, ha provocado desaliento en los sabios y ha producido cierta oscuridad en los ignorantes.
El filósofo nos introducirá en esta investigación, expresando que todos los contenidos de la mente humana no son mas que percepciones y se dividen en dos grandes clases, a las que le da el nombre de Impresiones e Ideas, ambas poseen dos claras diferencias que giran en torno a:
  • Fuerza o vivacidad en la que se le presentan a nuestra mente.
  • Orden o sucesión temporal en el que aparecen.
Al situarnos en el primer punto, debemos aclarar que las percepciones que se presentan con mayor fuerza y violencia, recibirán el nombre de impresiones en dicha denominación están abarcadas todas las sensaciones, pasiones y emociones que realizan su primer aparición en nuestra alma.
En cambio las imágenes debilitadas de las impresiones las llamará Ideas.
Al hacer tal distinción Hume nos deja claro la diferencia entre el sentir y el pensar, esta diferencia se limitará meramente al grado de intensidad. Así, sentir consistirá entonces en tener percepciones vivaces (sensaciones) y pensar, en cambio, consistirá en tener percepciones más débiles (Ideas).
Ante esto debemos tener en cuenta la dualidad de toda percepción, ya que la misma será sentida (de manera vivas como sensación) y pensada (de manera débil como idea).
Luego de esta presentación del tema el filósofo pondrá en juego su proposición general en la que expresa “todas las ideas simples en su primer aparición, se derivan de impresiones simples a la que les corresponden y representan exactamente”. Para demostrar dicho principio confiará ciegamente en dos argumentos, que primeramente considera como suficientes.
El primer argumento consistirá, en una gran conexión entre impresiones correspondientes y nuestras ideas, la existencia de las unas, tienen una influencia considerable sobre la de las otras.
Con respecto a esta dependencia Hume, considera el orden de su primera aparición.
El segundo argumento expresara que toda impresión sea de la mente o del cuerpo, es seguida de una idea semejante a esa impresión, que diferirá sólo por su grado de fuerza y vivacidad, esto será prueba convincente de que unas son causas de las otras.
Sin embargo, Hume postulara un contra argumento en el que se presentara un fenómeno contradictorio que demostrara que no es absolutamente imposible el surgimiento de ideas con independencia de sus correspondientes impresiones, esto sucede en los casos de las ideas de color y sonido.
Esto servirá como prueba de que las ideas simples no siempre se derivan de la correspondencia de impresiones, y por este motivo se modificara la máxima general.
Ahora bien, Hume también plantea la diferencia entre ideas abstractas, las cuales por naturaleza son débiles y oscuras, la mente las capta débilmente y son susceptibles de ser confundidas con otras ideas simples, por el contrario, todas las impresiones, es decir todas las sensaciones internas y externas, son fuertes y vivaces, y sus limites se determinaran con mayor exactitud, en ellas resulta difícil cometer errores o equivocaciones.
En palabras de Hume, cuando tengamos sospechas de algún termino filosófico, viendo que este puede ser tomado como idea empleada sin significado, basta con preguntarnos: ¿ de que impresión deriva esa presunta idea? Esto servirá para confirmar nuestra sospecha colocando nuestras ideas bajo una luz que ilumine toda disputa que pueda surgir.
En cuanto a la sección VII “De la idea de conexión necesaria”, el filosofo comenzará haciendo una distinción entre las ciencias matemáticas y las ciencias morales. Así establecerá que las primeras poseen una gran ventaja, ya que sus ideas al ser sensibles, son siempre claras y determinadas, porque el objeto se le presentara a los sentidos y será claramente aprendido.
Al hablar de las ciencias morales, Hume resaltara que acarrean oscuridad y confusión. Y además sus razonamientos, los razonamientos morales conducen siempre a quimeras y engaños.
También postulara a la metafísica resaltando, que la misma posee un gran obstáculo, para su adelanto, ya que como las ciencias morales, presenta la metafísica oscuridad en sus ideas y ambigüedad en sus términos, sus ideas son oscuras e inciertas. Por ejemplo poder, fuerza, energía o conexión necesaria, estos ejemplos necesitan ser en cada momento examinados.
Por eso el filósofo, se propone eliminar la oscuridad que asecha a esta rama de la filosofía. Para lograrlo, toma su máxima en la que expresa que resultara imposible pensar algo que anteriormente no se haya percibido a través del sentido interno o externo.
Tomara este postulado, lo demostrara y explicara, pudiendo alcanzar de este modo una mayor claridad en los razonamientos filosóficos.
Hume examinara la impresión correspondiente para hallarla con mayor certidumbre, buscándola en todas las fuentes de las que esta puede derivarse.
Primeramente expresara que no habrá conocimiento de la conexión necesaria, cuando contemplamos los objetos externos y consideramos la acción de las causas.
En segundo lugar dejara claro, que no hay en ningún caso particular de causa y efecto, nada que pueda surgir de la idea o poder de conexión. Al notar esto incursionara en la investigación de si esta idea puede ser derivada de la reflexión sobre la operación de nuestra propia mente y copiada de una impresión interna. Con esto concluirá que el hombre es consciente y conocedor de la voluntad por medio de la conciencia, por esto adquiere la idea de poder o energía, idea de reflexión que surge de reflexionar sobre las operaciones de nuestra propia mente, denotando el dominio que ejerce la voluntad sobre el cuerpo como en las facultades del alma.
Hume demostrara que aprendemos la influencia de la voluntad únicamente a partir de la experiencia, que nos muestra y enseña que un acontecimiento innecesariamente sigue de otro, sin instruirnos acerca de la conexión secreta que los vincula y los hace inseparables.
Reflexionara, sobre el acto de la volición, acto de la mente con el que el ser humano se encuentra familiarizado. Haciendo la diferencia entre la humanidad y el filosofo.
En cuanto a la humanidad, esta adquiere a través del hábito prolongado una actitud mental que hace que al presentarse una causa, esperen de inmediato el acompañamiento que de esta resulta.
Los filósofos en cambio, perciben inmediatamente (inclusive en los acontecimientos mas recientes) la energía de la causa, solo aprenden por la experiencia la frecuente conjunción de los objetos, sin llegar a comprender algo semejante a la conexión entre ellos.
Reconocerán los mismos, que la inteligencia y la mente no son solo causa última y original de todas las cosas, sino también es la causa inmediata y única de todo lo que acontece en la naturaleza.
Sostendrán también que los objetos comúnmente denominados causas, son en realidad coacciones y que el verdadero principio de todo efecto no es algún poder o fuerza, sino una volición del ser supremo.
Descubrirán que ignoran aquel poder del que depende la interacción de los cuerpos y también de la que dependen la acción de la mente, sobre el cuerpo y el cuerpo sobre la mente.
Afirmaran también que la divinidad es la causa inmediata de la unión del alma con el cuerpo.
Y será dios quien revele la idea a la mente haciéndola presente.
En conclusión no hay una idea de conexión necesaria, sino en realidad una conexión habitual en el pensamiento o imaginación, entre el objeto y su acompañante habitual, y tal sucesión es el original de aquella idea que buscamos.

5 comentarios:

sophia dijo...

Voy a agregar al trabajo de las chicas,que me parece muy claro por cierto,un breve comentario sobre las ideas en Hume, lo leí en el diccionario de Ferrater Mora y me pareció muy interesante.
Una teoría del conocimiento empirista tiende a derivar todas las ideas de las impresiones originarias. Y, en último término, esto es lo que Hume se propone hacer. Pero no sin reconocer una importante restricción.
En efecto, aunque hay, en general, una gran semejanza entre las impresiones complejas y las ideas complejas, no puede decirse que las segundas sean siempre copias exactas de las primeras. Por tanto, no puede establecerse tal completa semejanza entre las impresiones y las ideas complejas. En cambio, cuando se trata de impresiones e ideas simples, la semejanza puede ser afirmada. No puede ser probada universalmente, pero no puede darse, al parecer, ningún ejemplo de falta de semejanza.
Así, en el nivel de las impresiones e ideas simples se restablece la tesis fundamental empirista: no hay ninguna idea simple que no tenga una impresión correspondiente, y no hay ninguna impresión simple que no tenga una idea correspondiente. O también: todas las ideas simples se derivan de impresiones simples que corresponden a ellas y que representan exactamente.
La epistemología de Hume se funda en buena parte en la doctrina de la conexión o asociación de ideas y dice que, tanto la de teología como la metafísica, no contienen más que "falsas proposiciones" en el sentido de ser proposiciones que parecen serlo sin serlo en verdad; aplica estas nociones a una detallada crítica de toda clase de "ideas" para ver en qué medida tales "ideas" están o no fundadas en la experiencia o constituyen "relaciones de ideas
Un saludo a todos.

virginia dijo...

Comentarios para la entrada de Lucia y Georgina sobre Hume
Encuentro que Hume deja a Dios siendo el responsable de la conexión entre una causa y su efecto, acto que realiza mediante su voluntad, y me pregunto, entonces, qué lugar ocupa el azar en esta teoría? El hombre y el devenir en la naturaleza están determinados por esta acción divina? La particularidad y contingencia a la que se arriba mediante la visión gnoseológica de Hume nos hace libres o nos deja atados a la servidumbre de los sentidos y del medio? Esta muy bueno poder pensar la diferencia existente entre la postura adoptada por este autor frente a la imaginación y la nueva postura qué están viendo, la que plantea Kant frente a la imaginación, especialmente en la primera edición de la C.R P, se pueden plantear algunos puntos en común entre ambas?
nos leemos, vir

juan pablo dijo...

La idea de causalidad es una idea compleja, en la cual el análisis nos revela cuatros elementos a saber: en primer lugar, un primer hecho denominado causa, como iniciador del proceso; en segundo lugar, otro hecho, como término del proceso causal, lllamado efecto; en tercer lugar, una cierta relación temporal entre la causa y el efecto, es decir, una sucesión y no una simultaneidad, primeramente aparece la causa, más tarde el efecto; y por último, para hablar de relación causal, el primer hecho tiene que producir el segundo, y ello de tal manera que, dado el primer hecho, el otro necesariamente tiene que darse, por lo tanto, esto es lo esencial, es una relación de conexión necesaria.
Es aquí el gran problema que plantea Hume, ¿existe una impresión que de cuenta esta idea de conexión? ¿Puedo ver en la experiencia contingente y particular una ley necesaria y universal?
La experiencia sólo nos muestra sucesiones, por ejemplo, que después del movimiento de la primera bola ocurre el segundo, pero no nos enseña absolutamente nada más.
Lo que establece Hume es que cuando veo una determinada causa inmediatamente mi mente se dirige a su acompañante habitual, por lo tanto, el principio que ha permitido esta inferencia, no es más que un hábito o costumbre.
Lo que se puede establecer es que Hume al poner este principio como un mero hábito, lo que está haciendo es reducirlo a meros hachos psíquicos, ya que, esa especie de mecanismo mental que es el hábito se forma mediante un proceso de repetición.

En cuanto a la pregunta de virginia a mí me parece que el azar no encuadra dentro de esta teoría, a mí entender trata de romper con esa postura introduciendo una ley establecida por la divinidad o mejor dicho el verdadero principio de todo efecto es una volición del ser supremo.

Carina Quadrilátero dijo...

Excelente trabajo chicas!!!, me gustaría comentar algo con respecto al orden de nuestras impresiones e ideas, aunque ya está más que claro en el trabajo, que siempre se anteceden las impresiones a las ideas, o sea luego de que una impresión ha estado en mi mente vuelve a ella como idea, pero esto lo hace de dos maneras, o por medio de la memoria o por medio de la imaginación. La facultad de la memoria es la de guardar el orden con que inciden nuestras impresiones en la mente, en cambio la imaginación posee la libertad de reunir nuestras ideas de manera que a ella le plazca; por lo tanto tiene que existir una cualidad asociativa que actúe como principio unificador, porque si sólo fuese el azar que uniera nuestras ideas, entonces no podrían converger nuestros lenguajes, por lo tanto tiene que haber, nos dice Hume, una fuerza suave que haga que nuestra imaginación tienda a reunir las ideas de manera que todos podamos entender de lo que se está hablando. Y éstas cualidades asociativas de las que nos habla Hume son: semejanza, contigüidad en tiempo y lugar, y causa y efecto.
Con respecto a la idea de conexión necesaria que ya han explicado muy bien ustedes, esta idea de conexión necesaria no se corresponde a ninguna impresión, entonces nos preguntamos, de donde saco yo esta idea? y Hume nos dirá: de ningún lado, esta idea la creamos nosotros, donde creemos ver conexión necesaria no hay nada, no es más que una costumbre, una creencia, un hábito, como bien ya lo ha dicho Juan Pablo.
Me parece muy interesante la observación que ha hecho Virginia en cuanto a la diferencia entre Hume y kant cuando se refieren a la imaginación, como ya hemos visto en Hume la imaginación posee libertad, pero considero que en kant la imaginación, siendo esta la encargada de traer lo ausente a lo presente, esto sería que nostros por medio de nuestros sentidos recibimos una multiplicidad de impresiones, la imaginación lo que hace es recorrer ésta multiplicidad, para luego ser recortada por el entendimiento que las enlaza en el concepto, por lo tanto considero que la imaginación en éste caso no posee libertad alguna, porque si trajese a lo presente algo que no representara de manera real y verdadera lo ausente, entonces no habría conocimiento alguno; esto ovbiamente lo considero yo así, espero me corrijan si no es correcto para así poder aplicarlo correctamente en un futuro.
Saludos.

Liliana dijo...

Hola a todos!!!
Muy interesante el planteo de Lucía y Georgina respecto del texto de Hume. Me parece muy claro, aunque creo que en algún punto se presta a confusión teniendo en cuenta la intervención de Virginia.
Por lo que puedo leer, en ningún momento Hume se identifica con el "filósofo" que atribuye a la divinidad la relación entre una causa y su efecto. Por el contrario, desde su posición, como bien señalan Carina y Juan Pablo, la idea de conexión necesaria encuentra su origen en otro lugar, que no son ni las sensaciones externas ni las sensaciones internas, sino en la repetición de los casos y en la actividad de la imaginación.
Respecto de esta última, creo que vale aclarar la diferencia entre la imaginación que crea "ficciones" o "quimeras" y la imaginación que interviene para dotar de cierta regularidad a los fenómenos.
¿qué les parece?
Nos seguimos leyendo