30 jul. 2009

Sobre Spinoza- Tratado de la Reforma del Entendimiento

DE LA INTRODUCCIÓN ( Por Carl Gebhardt)
La importancia del asunto tratado y la gran utilidad del fin que se había propuesto Spinoza, a saber, abrirle al entendimiento el camino más fácil y más directo para el verdadero conocimiento de las cosas.

Spinoza elabora el Tratado partiendo de la premisa, “Las cosas tienen su origen en Dios. Las ideas de las cosas tienen su origen en la idea de Dios”.
La tarea que se plantea el Tratado: si las cosas en cuanto pueden ser objeto del conocimiento filosófico, han de inferirse de la idea de Dios, sólo puede ocurrir esto en progresar consciente del fundamento a la consecuencia, es decir en la forma de la matemática (desarrollar el conocimiento de las cosas en forma geométrica partiendo de la idea de Dios).

El Tratado exige que el conocimiento de todo lo que existe sea deducido de la idea del Ser que es la causa de todo lo que existe, exige que la definición de esta cosa increada excluya toda causa; haga imposible toda duda sobre su existencia y deje deducir de si misma todas sus propiedades.

DEL TRATADO DE LA REFORMA DEL ENTENDIMIENTO- y del camino que mejor lo conduce al conocimiento verdadero de las cosas. Baruch Spinoza

Para tener la certeza de la verdad, no se necesita ningún otro signo, sino la posesión de la idea verdadera.La idea verdadera que es cosa distinta de su objeto (pensado), será también por sí misma algo inteligible. La idea, en cuanto esencia formal (idea de un objeto singular real), puede ser el objeto de otra esencia objetiva (concepto universal), que a su vez, considerada en sí misma, será igualmente algo real e inteligible, y así indefinidamente. Por ejemplo: Pedro es algo real, pero la idea verdadera de Pedro es la esencia objetiva de Pedro, cosa en sí real y completamente distinta de Pedro mismo. Como la idea de Pedro es una cosa real que tiene su esencia peculiar, será también una cosa inteligible, es decir, el objeto de otra idea; idea que tendrá en sí objetivamente todo lo que la idea de Pedro posee formalmente; y, a su vez, la idea de la idea de Pedro también tiene su esencia que, igualmente, puede ser objeto de una nueva idea, y así indefinidamente. De lo que resulta que la certeza no es sino la esencia objetiva misma; es decir, nuestro modo de percibir la esencia formal es la certeza misma.
El método verdadero es el camino para buscar, en el orden debido, la verdad misma (o esencias objetivas de las cosas, o ideas). Por otra parte, el método debe tratar necesariamente del razonamiento y de la intelección. Es decir, el método consiste en comprender qué es la idea verdadera, distinguiéndola de los otros modos de conocer e investigando su naturaleza, para conocer así nuestro poder de comprensión y ceñir a nuestro espíritu a comprender según esta norma todo lo que debe ser comprendido. El Método no es otra cosa que el conocimiento reflexivo o la idea de la idea. Además, como la relación entre dos ideas es la misma que la que existe entre las esencias formales de estas ideas, síguese que el conocimiento reflexivo de la idea de un Ser absolutamente perfecto será superior al conocimiento reflexivo de todas las otras ideas: el método más perfecto será el que indique cómo debe dirigirse el espíritu según la norma de la idea dada del Ser perfecto. En efecto, debe existir en nosotros, a modo de instrumento innato, una idea verdadera, que una vez comprendida, nos haga comprender, al mismo tiempo, la diferencia que hay entre ese modo de conocer y todos los demás.

El método consta de dos partes:

Primera parte del método: Consiste en distinguir y separar la idea verdadera de los demás modos de conocer y en impedir que el espíritu confunda las ideas falsas, las imaginadas y las dudosas con las verdaderas.

Segunda parte del método: Como alcanzar el fin. El fin es tener ideas claras y distintas que provengan del espíritu puro, para que todas las ideas se reduzcan a una sola, nos esforzaremos a encadenarlas y ordenarlas de modo tal que nuestro espíritu, hasta donde le sea posible, reproduzcan formalmente la esencia formal de la Naturaleza, en su totalidad y en sus partes.

La definición para llamarse perfecta, deberá explicar la íntima esencia de la cosa y cuidar de no poner en su lugar algunas de sus propiedades. No se comprenden las propiedades de las cosas mientras se ignoren sus esencias: si pasamos éstas por alto perturbaremos necesariamente la concatenación del entendimiento que debe reproducir la concatenación de la Naturaleza y nos desviaremos completamente de nuestro propósito.

Es necesario, deducir todas nuestras ideas de las cosas físicas o seres reales, avanzando, en lo posible, por la serie de las causas, de un ser real a otro ser real, sin pasar por las abstracciones y los universales. Pero no, por las cosas singulares y cambiantes, sino solamente las series de las cosas fijas y eternas. Pues en el caso de las primeras no existe ninguna conexión entre su esencia y su existencia, por lo que no es una verdad eterna. (101) Estas cosas fijas y eternas, aunque sean singulares, serán, sin embargo, para nosotros, a causa de su omnipresencia y de su extensísimo poder, como universales, es decir, géneros de las definiciones de las cosas singulares y cambiantes y, a la vez, causas próximas de todas las cosas.

POR MARINA DALTO Y VIRGINIA FERNANDEZ.

7 comentarios:

Marina dijo...

En el fragmento de Spinoza citado, consideramos está el eje de la custión que desenvuelve a lo largo de todo el Tratado. Los invitamos a leer la Obra completa para comprender el recorte elegido.Como dice la introducción, Spinoza buscará en este Tratado, el camino más fácil y más directo para el veradero conocimiento de las cosas. Disfrútenlo. Nos leemos..

virginia dijo...

la lectura del Tratado de Spinoza nos ha movido a revisar otros textos de diferentes autores, con lo cual llegamos al recorte del texto principal...y ahora pienso...si a partir de la modernidad debemos pensar lo matematico como que ya sabemos, en Spinoza, este "instrumento innato", que debe existir en nosotros, es la idea verdadera, la cual una vez que sea comprendida, nos hara comprender la diferencia entre este modo de conocer y los demas. En esto basa el autor la primera parte del metodo que plantea. Para èl el metodo es "el conocimiento reflexivo, es la idea de la idea".
"Para Spinoza, solo hay una substancia absolutamente infinita, es decir, poseyendo todos los atributos, a quien llama Dios o Naturaleza" (G. Deleuze)Si es que esta substancia posee igualmente todos los atributos, entonces no hay jerarquia entre los atributos. Existe entonces una sola substancia teniendo todos los atributos y de la que los productos son los modos, las maneras de ser. El ente son los modos de la substancia. la gran heterogeneidad de seres que encontramos en la naturaleza ha de ser explicada por sus causas. El conocimiento de los principios rectores del mundo no puede adquirirse atraves de la experiencia, sino por el puro proceder de la mente, o entendimiento, segun sus propias leyes. Para Spinoza el entendimiento es actuante. La substancia no depende de otros para ser, ni necesita del concepto de otra cosa para formarse; el concepto de substancia es una idea innata clara y distinta. Los atributos de la substancia expresan su esencia, no la determionan, "todo es en Dios".
Las mentes finitas son modos de Dios bajo el atributo del pensamiento y los cuerpos finitos son modos de Dios bajo el atributo de la extension. El hombre puede ser considerado como cuerpo o como alma, pero ambos son constitutivamente la misma cosa; es asi como Spinoza rompe con el dualismo cartesiano... y continuo pensando...

Marina dijo...

Spinoza, al igual que Descartes y otros modernos, se ocupa, en el Tratado, de encontrar "el" método para alcanzar el conocimiento verdadero.
Para ello, requiere primero que diferenciemos de nuestra potencialidad de conocer, los distintos modos en que es posible, y de ellos optemos por el único que nos guíe al conocimiento de la verdad. Esta verdad, la denomina aquí Idea Verdadera (o esencia objetiva), que sería la exacta representación de la esencia formal(o cosa en sí)de aquello que encontramos en la Naturaleza.
Este será el método, es decir, que una vez encaminado el entendimiento y alejado de toda posibilidad de error, por la Idea Verdadera, pueda conocer a las cosas por su esencia o por su causa próxima, es decir por la ordenada deducción de las ideas claras y distintas que va encontrando en el despliegue del propio entendimiento. He aquí donde lo matemático se hace patente, puesto que Spinoza nos dirá que el orden que poseen nuestras ideas objetivas es el mismo que tienen las esencias formales en la Naturaleza, y que por ende, entre todas ellas, debe encontrarse alguna que a modo de "instrumento innato" sea capaz de llevar al entendimiento, a deducir todas las demás con perfecto orden y verdad. Puesto que si está en nuestro entendimiento de manera clara y distinta, ha de hallarse también en la Naturaleza.
Será para el autor, la Idea Verdadera la del Ser Absolutamente Perfecto, y lo mismo que decir la Naturaleza o Dios; pero no un Dios entendido desde lo espiritual o religioso, sino un Dios físico, más en relación si se quiere con la physis presocrática que con la física moderna, esa totalidad que comprende en ella todas las cosas que existen y que les otorga el ser, o podemos avanzar más en el tiempo y quedarnos con la substancia aristotélica, para encontrar mayor analogía, porque aquí Spinoza también presentara a La Naturaleza como una substancia, la única, soporte de propiedades, que serán, como bien explicó Virginia, la totalidad de las cosas existentes, las esencias formales que hallamos en el mundo. Y nuestro entendimiento puede aprehenderlas, por ser también un modo o atributo de ella.
La Naturaleza no es ontológicamente distinta de Dios. Ser y Pensar, son la misma operación aquí. Parece, en Spinoza, disolverse el dualismo ontognoseológico cartesiano por un monismo metafísico..
¿podriamos pensarlo así?..
nos leemos..

ALVARO dijo...

¿se trata de un monismo metafisico o de un panteismo?

Marina dijo...

Podría resultar lo mismo, por monismo metafísico entiendo que de un único ser se manifiesta la multiplicidad de cosas existentes, que así es como lo entendería Spinoza. En algunos autores, que reintepretan a Spinoza, también se hablaría de panteísmo, si por el se entiende que todo es Dios o La Naturaleza, puesto que esa multiplicidad de cosas existentes no son sino sólo modos de una misma y única sustancia. Creo que el punto fundamental en Spinoza es el anulamiento de la dualidad ontognoseológica cartesiana, llámesele panteísmo o monismo metafísico.

ALVARO dijo...

Muy clarificadora tu respuesta Marina nos leemos.
saludos.Alvaro

Liliana dijo...

Hola a todos los comentaristas de esta magnífica entrada sobre Spinoza.
Como les he dicho personalmente, me parece muy esclarecedora del pensamiento de este autor, que hoy por hoy, tiene un sesgo de "postmoderno" (sin apelar al significado peyorativo y más extendido de la palabra).
Sin embargo (siempre hay un pero, para los que hacemos filosofía), me parece sospechar un cierto dualismo onto-gnoseológico en los comentarios vertidos.
Si bien la lectura de la Etica no forma parte de este momento del trayecto, al menos según el eje que estamos trabajando (verdad y método en la modernidad), considero que no debemos olvidar esto que la propia Virginia apuntó. Que sólo hay UNA sustancia con infinidad de atributos, de los cuales nosotros sólo conocemos dos: la extensión y el pensamiento. Los modos, por su parte, son manifestaciones de la sustancia bajo el atributo de la extensión (los cuerpos) o bajo el atributo del pensamiento (las almas, por retomar el dualismo imperante en la época).
De donde: tengamos cuidado en no hacer una interpretación "realista" de esta compleja interpretación de "Dios, o la Naturaleza", como Spinoza insiste en nombrar a la única sustancia.
En breve, publicaré mis notas sobre Spinoza para seguir pensando.
Nos leemos